decálogo del sueño infantil-sientetebien

¡A DORMIR! DECÁLOGO PARA EL SUEÑO DEL NIÑO

en agosto 29 | en Bebés y Madres | por | con No Comments

Para la mayoría de los niños el momento de irse a la cama es un suplicio porque quieren pasar más tiempo con la familia, jugar, etc. y se convierte en  uno de los momentos más difíciles para los padres. Pero lograr que los niños vayan pronto a descansar es vital para el bienestar de los niños y también para su rendimiento, por lo que es recomendable abordar el tema del sueño, y evitar problemas mayores de insomnio en el futuro.

Ayudar a dormir a los niños empieza por generar un ambiente adecuado en la habitación par facilitar el sueño. Es muy importante que no entre luz, aunque  a veces hay niños que descansan mejor si ven un poco de claridad. La temperatura en la estancia debe mantenerse fresca y estable durante toda la noche y debe reducirse el nivel de ruido para que el niño consiga conciliar y mantener el sueño.

Establecer horarios fijos para ir a la cama y para levantarse es bueno para los niños, ya que el organismo se acostumbra y, al llegar las horas especificadas de la noche, se prepara para descansar y recuperarse. Además, está demostrado que establecer una rutina para ir a dormir tiene un impacto significativo en la conducta de los más pequeños.

Eliminar azúcares y bebidas estimulantes, en  todas sus variantes, después del mediodía, porque estos productos excitan a los niños e influyen en la calidad del sueño. Comer demasiado por la noche puede provocar pesadez de estómago e interfiere en las fases del sueño. Ir a la cama con el estómago demasiado lleno dificulta que el organismo descanse, puesto que el proceso de la digestión se alarga.

Hay que determinar las horas de sueño según la edad de cada pequeño. Hay que tener en cuenta que cada etapa de la infancia requiere unas necesidades a las que debe adaptarse.  Establecer una rutina o ritual antes de ir a la cama ayuda a la creación del hábito y a conciliar el sueño. Algunas de las rutinas más habituales son leer un cuento o cantar una nana antes de ir a dormir, así los niños pueden comprender que ya es el momento de irse a dormir. También se recomienda dar una ducha de agua tibia, durante unos 20 minutos, para que la temperatura haga que su cuerpo se relaje y que estén más tranquilos cuando se acuestan.

Nada de tabletas, televisión o teléfonos. Se debe evitar el contacto con aparatos electrónicos dos horas antes de ir a dormir. La luz “azul” de las pantallas despierta el cerebro y la cama se debe utilizar solo para dormir.

Tener un juguete o peluche a la hora de irse a dormir da seguridad a los pequeños, calma y rebaja su tensión y les hace sentir más tranquilos y protegidos.

Se debe trasmitir a los niños la idea de que dormir es bueno y positivo para la salud, nunca usar el hecho de irse a la cama a modo de castigo o amenaza. Se puede recordar a los niños todos os beneficios que aporta el sueño, como crecer, ser más fuerte, curarse antes…

Por último, para el sueño del niño es importante que la nariz esté descongestionada, porque tanto los mocos como la congestión nasal asociados al resfriado, alergias, etc, son muy incómodos para el niño a la hora de irse a dormir, pudiéndose despertar estos durante la noche. Para estos momentos son recomendables los productos balsámicos a base de eucalipto, por ejemplo.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »