diarrea_sientetebien

Cómo alimentarse en caso de diarrea aguda

en febrero 25 | en Salud | por | con No Comments

En los procesos de diarrea la alimentación es un aspecto importantísimo, y en muchos casos leves la solución para normalizar las deposiciones. La más frecuente es la aguda y revierte por si sola. No suele durar más de una semana (a lo sumo dos), ni ir acompañada de diagnósticos que vinculen a otras enfermedades.

Las causas más frecuentes de la diarrea aguda pueden ser las inflamaciones intestinales, intolerancia a algún alimento, ingesta de medicamentos determinados como los laxantes, o también la consecuencia de algún proceso de origen infeccioso (la más habitual), como la “diarrea del viajero”, que se produce como resultado de la ingesta de alimentos en estado sanitario no satisfactorio y  que está provocada por un microorganismo no específico.

El riesgo máximo que corremos en este proceso es el de la deshidratación, y son los niños y los ancianos los grupos más vulnerables. Las recomendaciones, por tanto, van dirigidas a la rehidratación y al tipo y pautas de alimentación durante el mismo, con el fin de tratar la deshidratación, corregir la acidosis y procurar una adecuada nutrición.

Básicamente se pueden describir tres fases, partiendo del caso extremo en el que las pérdidas diarreicas  son tan abundantes que hay riesgo de deshidratarse.

El primer paso es ayunar de doce a veinticuatro horas (nunca más de este tiempo), consumiendo únicamente fórmulas de rehidratación por vía oral como agua, caldos y zumos de frutas filtrados y sin azúcar.

Acto seguido se mantiene una dieta hipocalórica astringente o “dieta progresiva”, durante dos o tres días, en la que se van introduciendo  alimentos de forma paulatina para conseguir que el tracto digestivo se vaya adaptando poco a poco a sus funciones habituales. Primero se incorporan el  arroz hervido, las sopas finas de cereales refinados y fruta cocida o al horno, sin piel.

El último paso consiste en añadir el pollo y el pescado, hervidos, pan blando tostado y jamón cocido, y más adelante el pollo y el pescado, asados u horneados, yogur,  y pequeñas cantidades de verduras hervidas.

Las comidas deben realizarse de forma frecuente (5 o 6 tomas al día) y en poca cantidad, y los alimentos consumirlos más bien templados para reducir el peristaltismo. Hay que evitar alimentos  ricos en fibra  y consumir frutas como la manzana, el plátano o el membrillo, con capacidad astringente. En vez de leche, tomar yogur que es de más fácil digestión, y quesos frescos. Al incorporar la carne en la dieta hay que procurar quitar la grasa y la piel en la medida de lo posible, y elegir los cortes más magros, y en el caso del pescado, decantarse por el blanco que es menos graso. Es mejor limitar también el consumo de vinagre, café, chocolate, pimienta, pimentón, guindilla y alcohol, porque irritan la mucosa intestinal.

La diarrea es un proceso muy frecuente y aunque normalmente no es grave se debe manejar de forma adecuada y seguir el tratamiento óptimo para así evitar tanto que se prolongue en el tiempo como otras complicaciones. Si tienes dudas, consulta con tu farmacéutico o pregúntanos aquí (lactoflora).

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »