infecciones vaginales-sientetebien

INFECCIONES VAGINALES

en julio 16 | en Sexualidad | por | con No Comments

El flujo vaginal normal tiene una composición muy compleja, en parte está formado por una flora  polimicrobiana que en condiciones normales se mantiene en perfecto equilibrio, pero existen factores que pueden romperlo provocando entonces las infecciones vaginales.

Los cambios hormonales, el embarazo, tomar antibióticos o anticonceptivos y el uso de lubricantes pueden alterar las características normales de color, olor y consistencia de la flora vaginal por otras.

Los tres procesos más habituales de la alteración de la flora vaginal son la vulvovaginitis candidiásica, la vaginosis bacteriana y la vaginitis por trichomonas.

La vaginosis bacteriana no se considera una enfermedad de transmisión sexual. Entre todas las bacterias que componen la flora vaginal normal, los lactobacilos (confieren protección a la vagina) son los que se encuentran en mayor número, pero existen otros microorganismos, como la Gardenella Vaginalis en mucha menor proporción, que cuando predominan en la flora vaginal desplazando a los lactobacilos, provocan la aparición de la situación denominada vaginosis bacteriana.

Los factores que la desencadenan son el uso de duchas o lavados vaginales, el uso prolongado de tampones u olvido de éstos en la vagina, la alta frecuencia de relaciones sexuales, las parejas sexuales múltiples, el DIU, los tratamientos tópicos…

En estos casos los síntomas que aparecen son el flujo vaginal aumentado, lechoso, de color amarillo o pardo grisáceo, y mal oliente, aunque no suele haber picor ni escozor vulvar. El tratamiento se realiza con gel de metronidazol intravaginal o por vía oral , o trinidrazol. Cuando se utiliza metronidazol o tinidazol por vía oral puede aparecer el efecto antabus, muy desagradable, que se caracteriza por los mareos, vértigos, rubor facial y ocular, palpitaciones, sudoración, etc. Como tratamiento alternativo se usa la clindamicina tópica u oral. Estos tratamientos son eficaces y resuelven bien los episodios. en este caso no hay que tratar a la pareja sexual (Gine Canestén Crema Vaginal).

Otro proceso que se da con frecuencia es la vaginitis por trichomonas producida por el protozoo trichomonas vaginalis. Se transmite exclusivamente por las relaciones sociales y lo pueden padecer tanto los hombres como las mujeres.

En más de la mitad de los casos la vaginitis por trichomonas puede no presentar síntomas, más aún en los hombres que en las mujeres, y cuando se presenta en la mujer suele haber picor vaginal, flujo abundante amarillo/verdoso y a veces espumoso.

El tratamiento debe realizarse por vía oral, ya que la Trichomonas vaginalis puede estar no sólo en la vagina, sino también en la uretra de la mujer, donde el tratamiento con óvulos o cremas no sería eficaz. Se emplea metronidazol o tinidazol oral en dosis única y la pareja sexual debe ser diagnosticada y tratada también.

En cualquier caso para diagnosticar a una mujer con la sintomatología descrita es necesario que se le realice un exudado cervico vaginal, para descartar que no existan otras infecciones o enfermedades de transmisión sexual.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »