uñas sanas-sientetebien

MÁS SOBRE TUS UÑAS

en marzo 19 | en Cosmética | por | con No Comments

No todas las enfermedades de las uñas están producidas por los hongos (Nailer Repair Spray)y aunque ésta sea la causa más frecuente también son problemas de consulta comunes las estrías, la separación por capas, etc.

En el caso de las estrías podemos encontrarlas  longitudinales y  transversales. Las estrías longitudinales son las más habituales y uno de los primeros motivos de consulta, aunque en realidad no tienen ningún significado patológico. Aparecen a menudo con la edad, a partir aproximadamente de los sesenta años, y su origen es, habitualmente, hereditario. No existe un tratamiento específico y eficaz para acabar con estas estrías, pero algunas casas cosméticas cuentan con geles que forman una pequeña capa que ópticamente aporta uniformidad a la uña. Sin embargo, este producto no puede cambiar la naturaleza de la uña a la que se aplica.

Las estrías transversales o “Lineas de Beau” se dan tras una alteración en el creciemiento de la uña. Las causas pueden ser procesos febriles agudos, alteraciones nutricionales o la utilización de fármacos citotóxicos, aunque también por enfermedades graves.

Puede ocurrir también que tengamos las uñas blandas y débiles (Repavar Endurecedor). Cuando se trata de uñas finas y sin consistencia puede estar producido por padecer enfermedades crónicas, reumáticas, etc.  y si las uñas se rompen con facilidad o les sale una “rajita” (onicorresis) lo más probable es que se deba a meter de forma repetida las manos en agua, sobre todo a partir de cierta edad.

La onicosquisis lamelar o separación por capas de las uñas es otra causa de preocupación que se produce a partir de los cincuenta o sesenta años, también por exceso de lavado de manos, pero excepto eliminar este exceso, no existe remedio.

Puede aparecer color amarillo en las uñas y ser debido al abuso de las lacas para éstas, a infecciones por hongos o bacterias, o también por psoriasis. Otra patología, asociada a menudo a los jóvenes y por causa eminentemente hereditaria, como la mayoría de las enfermedades ungueales son las uñas encarnadas, y ocurre cuando la uña se clava en la carne, inflamándola. Este problema se puede solucionar llevando calzado menos apretado y evitando los que acaban en punta; no recortando los picos de la uña del dedo gordo del pie y dejando los bordes, cortándola preferentemente de forma cuadrada y empapando un algodón en antiséptico para así colocarlo en dichos bordes, entre la uña y la carne. La longitud adecuada de la parte “blanca”, sobresaliente, debería ser de un milímetro para que funcione bien.

Si te cuesta identificar el problema real de tus uñas, consulta con tu farmacéutico, te ayudará a elegir el tratamiento adecuado y te orientará para que sigas el proceso correcto de su curación.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »