piernas cansadas-sientetebien

CÓMO IDENTIFICAR LA INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA

en agosto 21 | en Belleza | por | con No Comments

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es la consecuencia de la incapacidad de las venas de las extremidades inferiores de realizar de forma eficiente el retorno  venoso hasta el corazón.

Las venas de las piernas se ayudan del impulso de los músculos para conducir la sangre hacia el corazón. Las paredes de las venas tienen unas válvulas diminutas que se abren y se cierran, ayudando así a controlar el flujo de la sangre e impidiendo que ésta  descienda, para facilitar así el retorno venoso.

La pérdida de elasticidad o deformación de estas venas provoca un mal cierre de las válvulas, por lo que la sangre no asciende y se acumula en las extremidades inferiores produciendo la IVC.

Aunque la insuficiencia venosa es crónica, también es benigna y controlable y no supone una amenaza grave para la salud, pero sí puede incapacitar a la persona que la padece, afectar a su calidad de vida tanto personal como laboral, e incluso ser el origen de la trombosis y el tromboembolismo (situación en la que un coágulo impide el flujo sanguineo en una vena).

La mayor parte de las personas en las que se da son del sexo femenino, pero esto no exime a los hombres de padecerla.

Los factores que pueden desencadenar este problema no son sólo genéticos o de edad, también el exceso de peso, la estatura alta, el estreñimiento crónico, el embarazo, el desarrollo de un trabajo que obliga a estar mucho tiempo de pie o sentado, hábitos como una vida sedentaria o una alimentación poco saludable, predisponen al cuerpo a sufrirlo.

Podemos identificar la insuficiencia venosa crónica fácilmente si notamos: hinchazón en las piernas o en los tobillos; sensación de pesadez y tensión en las pantorrillas; dolor que empeora al pararse y mejora al levantar las piernas; dolor intenso, pesadez o calambres musculares; picazón y hormigueo; venas varicosas o varices, o  también enrojecimiento de piernas y tobillos; cambios en el color de la piel alrededor de los tobillos; venas varicosas superficiales y engrosamiento, endurecimiento de la piel o úlceras en las piernas y en los tobillos.

Para prevenir esta insuficiencia lo mejor es ejercitar las piernas sea cual sea el ritmo de vida o trabajo al que estemos condicionados, para facilitar así una buena circulación e impedir que se produzca el estancamiento de la sangre en las venas.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »