intolerancia a la lactosa-sientetebien

¿QUÉ SABEMOS DE LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

en septiembre 5 | en Nutrición | por | con No Comments

La intolerancia a la lactosa hace referencia a la incapacidad de digerir la lactosa de los productos lácteos debido a una insuficiencia de una enzima llamada lactasa. La lactosa es un azúcar que está presente en todas las leches de los mamíferos, aunque también se puede encontrar en alimentos preparados.

Por otro lado, la lactasa es una enzima producida en el intestino delgado que tiene un papel clave en la división de la lactosa en sus dos azúcares simples, y este proceso es necesario para el orgnismo ya que solo puede absober este tipo de azúcares.

Según la Asociación de Intolerantes a la Lactosa en España, si los niveles de lactasa son bajos , o no se realiza bien la labor desdobladora, la lactosa llega al colon, donde es fermentada  por las bacterias provocando una dificultad digestiva. Este proceso es perjudicial para el organismo ya que provoca síntomas y molestias que afectan al bienestar de las personas.

Hay personas que pueden consumir leche y productos lácteos, siempre en pequeñas cantidades y acompañados de otros alimentos sin sufrir los síntomas. Por otro lado, hay personas que necesitarán dejar de consumir leche hasta que desaparezcan por completo los síntomas, pasadas unas cuatro semanas. Pero en cualquier caso se debe consultar con el médico o farmacéutico para evitar carencias nutricionales.

¿Cuáles son los síntomas principales?

La intolerancia a la lactosa depende de la cantidad consumida y el grado de insuficiencia de la enzima lactasa en cada individuo. Los síntomas aparecen entre los treinta minutos y las dos horas después de ingerir productos lácteos, como la leche, los helados, los quesos, o los yogures entre otros. Entre los síntomas destacan cólicos abdominales, gases, náuseas, diarrea y distensión abdominal. La fermentación de la lactosa por las bacterias produce acidez e irritación..

¿Cómo hay que tratar la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas desaparecen al eliminar la leche u otras fuentes de lactosa de la dieta. Es recomendables revisar las etiquetas de los alimentos antes de consumirlos y conocer los productos lácteos que son más fáciles de digerir. Entre ellos se incluyen la leche de soja, la leche de cabra, el queso curado y los productos lácteos fermentados como el yogur, entre otros.

Hay alimentos con calcio como verduras de hoja, otras, sardinas, salmón y brócoli, entre otros.

Se estima que entre un 30% y un 50% de la población sufre intolerancia a la lactosa. Es un problema de salud que requiere una mayor sensibilización por parte de los profesionales de la salud y de la población en general.

 

Bibliografía

-Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF)

-Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España (ADILAC)

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »