requisitos y funciones de los probióticos-sientetebien

REQUISITOS Y FUNCIONES DE LOS PROBIÓTICOS

en noviembre 7 | en Farmacia | por | con No Comments

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los probióticos como “microorganismos vivos que , cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del consumidor”.  A la hora de optar por un probiótico, es primordial que la cepa elegida sea específica para la acción concreta de salud y que haya estudios controlados que avalen su eficacia y su inocuidad.

¿Qué requisitos debe cumplir un probiótico?

Salvo algunas excepciones, como Saccharomyces cerevisiae, los probióticos deben ser de procedencia humana. Tiene que haber una identificación  exacta de la cepa y validación clínica de sus efectos beneficiosos para la salud. La ausencia de toxicidad, patogeneidad, alergenicidad y carcinogenicidad son también condición, junto con la viablidad y estabilidad hasta su consumo, con la cantidad de microorgnismos necesarios y conservando todas sus propiedades beneficiosas.

Un probiótico debe tener capacidad para sobrevivir y multiplicarse (colonizar) cuando llega a su lugar de acción en el tracto intestinal; tiene que ser resistente a la acción de los ácidos gástricos y las sales biliares; debe tener capacidad de adhesión al epitelio intestinal y prevención de la colonización por patógenos. Por último, efecto barrera o capacidad de producir sustancias con acción trófica sobre el epitelio intestinal.

¿Cuáles son las funciones de los probióticos?

Las funciones de los probióticos son la metabólica y nutritiva que consisten en metabolizar la lacatosa, las proteínas y los lípidos, sintetizar aminoácidos y vitaminas, en especial del grupo B, fermentar los hidratos de carbono para que se obtengan ácidos grasos de cadena corta (AGCC): acético, propiónico y butírico, y aumentar la absorción del calcio, magnesio y hierro mediante una disminución  del pH intestinal, un aumento del número de enterocitos y una reducción del contenido de ácido fítico.

La función trófica de los probióticos consiste en aumentar la velocidad de renovación de los enterocitos, controlar la proliferación y diferenciación de las células epiteliales y disminuir la distensión abdominal. La función de protección consiste en alterar el pH acidificando el medio, sintetizar las sustancias antimicrobianas (bacteriocinas), aumentar la secreción de moco y variar la permeabilidad intestinal, y rivalizar contra las bacterias patógenas por los nutrientes y los nichos de fijación en el epitelio intestinal.

La función de inmunomodulación, por último, aumenta el número y la actividad de linfocitos (células natural-killer) tanto en las patologías como en el envejecimiento, disminuyen la inflamación intestinal, aumenta la actividad fagocítica, estimulan la producción de citocinas, activan las células dendríticas e incrementan la síntesis de IgA local y sistémica.

 

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »