tos-seca-sientetebien

La tos seca

en enero 28 | en Salud | por | con No Comments

La tos es una respuesta de nuestro organismo que tiene como finalidad defender al árbol respiratorio de la presencia de cuerpos extraños o de la excesiva acumulación de moco.Es normal que las personas tosamos hasta dos veces por hora, sin que eso signifique que padecemos alguna enfermedad.

Antes de decidir suprimir la tos es esencial conocer cuál es su origen, porque siempre no conviene eliminarla. Después de identificar el tipo de tos se optará por  uno u otro tipo de fármaco.

La tos seca, irritativa, o no productiva sí debe ser eliminada porque carece de interés fisiológico, en general, cuando altera la actividad cotidiana y el sueño, o cuando va acompañada de manifestaciones secundarias importantes como anorexia, náuseas o vómitos.

Podemos identificar este tipo de tos por el picor persistente en la garganta, porque al toser no hay expectoración (no productiva), se nota el pecho despejado sin silbidos ni congestión, el sonido de la tos es seco y además puede causar problemas para dormir por la noche.

Para tratar la tos seca, si ésta no es persistente, podemos emplear demulcentes como la miel, el regaliz, la glicerina, los caramelos ( Juanola pastillas blandas) y los jarabes para suavizar la mucosa laríngea, aunque de todos éstos suele ser más eficaz el jarabe.

Cuando la  tos seca es persistente es mejor emplear un supresor de tos o antitusivo. El único que  no requiere receta médica es el dextrometorfano, que podemos encontrar en farmacias en forma de comprimidos, jarabe, solución, gotas y polvo oral (sobres). Es importante recordar de este medicamento que su efecto antitusivo no aumenta por encima de 30 mg y si sobrepasamos esta cantidad tomándolo de forma abusiva o descontrolada puede causar efectos adversos graves.

También hay algunas medidas preventivas como evitar el aire excesivamente seco, inhalaciones de polvo, tabaco, humo y cambios bruscos de temperatura; Aumentar la ingesta de líquidos, suprimir el tabaco, e inhalar vapores, si se quiere, incorporando algún tipo de producto balsámico como el mentol, eucaliptol, etc.

Si quieres hacer un buen uso de los medicamentos, déjate asesorar por tu médico o tu farmacéutico y sigue las dosis que te indiquen durante el tiempo que te recomienden. La interrupción indebida de un tratamiento, no solo no ayuda, sino que te puede debilitar más en un futuro, frente a la misma enfermedad.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »