viajando-sientetebien

VIAJANDO: PROBLEMAS SANITARIOS MÁS FRECUENTES

en julio 22 | en Farmacia | por | con No Comments

No todos los viajes son de las mismas características, ni los medios de transporte que usamos, ni las condiciones sanitarias de los lugares que visitamos.

Para evitar una situación tan común como el mareo denominado “cinético o del transporte” en los desplazamientos en coche, avión o barco, producidos por el desplazamiento de los fluidos del laberinto del oído interno, es importante un tratamiento preventivo mediante antihistamínicos H1. Se pueden encontrar en forma de chicles, comprimidos, jarabes, en presentaciones infantiles y para adultos, pero al tomarlos, debemos evitar la ingesta de alcohol o sedantes.

En el caso del mareo se puede optar también por la homeopatía, y dependiendo de las características de éste, emplear Cocculus, Tabacum, Petroleum, Nux vómica o formulaciones que combinan estos preparados. La fitoterapia es otra vía que puede ayudarnos con la utilización de cápsulas de polvo de raíz seca de jengibre, o la infusión de dos a cinco gramos de raíz fresca de genjibre, con una cucharada de flores de manzanilla, tomada una hora y media antes del viaje y bebida poco a poco durante el trayecto. Además podemos llevar la pulsera antimareo basada en técnicas de acupresión, con un dispositivo que presiona un punto de la parte interior de la muñeca.

Algunos viajeros sufren con intensidad el jet lag, para el que resulta conveniente la melatonina (Meladispert Melatonina), que es la hormona que regula los ciclos circadianos (ciclos de sueño-vigilia). También son muy adecuados los productos naturales (Serenia)que inducen el sueño, como la valeriana o combinaciones de ésta con otras plantas como melisa, pasiflora, amapola de california o lúpulo. La opción de la homeopatía nos ofrece la utilización de árnica o coffea (café o cafeto) entre otros, para combatir sus síntomas.

Una alteración muy frecuente cuando viajamos es el estreñimiento provocado por  los cambios en los horarios y los hábitos alimentarios. Si es un problema habitual en la persona que viaja, se puede prevenir tomando suplementos ricos en fibra unos días antes de empezar el viaje. En los casos leves es bueno aumentar el consumo de líquidos y de fibra vegetal, reducir el de los astringentes, practicar actividad física y disponer de tiempo suficiente para ir al baño. Cuando estas medidas no son suficientes es recomendable el empleo de laxantes (Micralax citratos)suaves de administración rectal (supositorios de glicerina o microenemas) o de administración oral (laxantes formadores de masa tipo metilcelulosa, salvado de trigo, semillas de plantago, etc.)

Por último, la acidez de estómago que suele producirse por la ingestión de comidas copiosas o el carácter picante o fuerte de éstas. Como solución está el consumo de antiácidos (sales de aluminio, de magnesio, de calcio, almagato, almasilato, algeldrato, magaldrato,etc., el tratamiento homeopático más frecuente con Nux vómica y en fitoterapia, el consumo de las plantas con mucílagos como el aloe gel, la malva o el malvavisco, entre otras.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

relacionados entradas

« »